AGRICULTURA SOSTENIBLE EN EL VALLE DEL TIETAR - AVILA

 

LA OPORTUNIDAD DE

TENER TU PROPIO

HUERTO

 

A TAN SOLO 1 HORA

DE MADRID

 

¿Por qué consumir alimentos ecológicos?
Porque son sanos y seguros para el organismo y poseen todos los nutrientes y vitaminas propios del alimento.
Proceden de la agricultura ecológica, que al no usar productos químicos tóxicos ayuda a proteger nuestra salud y la de los agricultores y cuida del entorno.
Porque sus ingredientes vegetales o animales no han sido manipulados genéticamente.

 

La agricultura ecológica tiene en cuenta el saber agrícola tradicional y a la vez está al día en conocimientos y técnicas de vanguardia para seguir mejorando en todos los aspectos, pero sin alejarse de la Vida ni de la Naturaleza, y está controlada con una estricta normativa de calidad.
Porque proceden de una agricultura que conserva e incrementa la biodiversidad al fomentar la plantación de setos y arbolado; al suprimir los productos químicos que afectan a la fauna y a toda la cadena alimentaría; al diversificar cultivos, conservar semillas autóctonas.
La agricultura ecológica supone también un compromiso por parte del agricultor y del ganadero de cuidar las tierras, las zonas arboladas y el agua, de posibilitar que los animales puedan desarrollar su comportamiento innato y se encuentren en todo momento en condiciones de confort, al respetar sus ciclos y sus necesidades.


Porque proceden de una agricultura que promueve el trabajo y la vida en el campo preservando una cultura propia y contribuye a la satisfacción, salud y cultura de los que viven en la ciudad. A la vez que se mantiene la diversidad de los paisajes con su belleza y armonía, contribuye a crear empleo al necesitar más mano de obra y a reducir los excedentes agrarios con un fomento de la calidad en vez de la cantidad.


Porque al tomar alimentos ecológicos contribuimos a un consumo responsable. Un consumidor de productos ecológicos sabe que la agricultura ecológica contribuye a un desarrollo rural; a un mejor aprovechamiento de los recursos y a un freno de la erosión y de los incendios; a una pervivencia de las profesiones que cuidan del campo que luego disfrutamos todos; a unos precios justos para el agricultor.


Comprar alimentos ecológicos, alimentos procedentes de la agricultura y ganadería ecológicas, es apoyar que los agricultores puedan hacer con gusto su trabajo, cuidando el aspecto económico y social de nuestros pueblos.
Porque la agricultura ecológica nos ayuda a recuperar los sabores y aromas casi perdidos, una alimentación agradable, una cultura gastronómica con alimentos que conocemos y nos agradan por su aroma, su sabor.

En definitiva por su buena calidad.

 

¿Cómo podemos identificar un alimento ecológico?
Todos los productos envasados obtenidos de acuerdo a la normativa de producción agraria ecológica llevan indicado en su etiqueta: “Agricultura ecológica” (en castellano o en cualquiera de las lenguas de la Unión Europea) y un logotipo o sello que indica la autoridad o el organismo de control que certifica que eso es así. Si el producto se ha elaborado o envasado en la Unión Europea puede llevar el logotipo europeo de Agricultura Ecológica o Biológica.

Si el producto es fresco y no está envasado (frutas, verduras) debemos asegurarnos de que el productor esté inscrito en un organismo de control y tenga un certificado de agricultura ecológica y un control de su producción.

 

¿Qué control se ejerce sobre la agricultura ecológica?
La producción agrícola y ganadera ecológica está regulada por una normativa europea (Reglamento CE 2092/91) que establece unas normas de producción, de etiquetado y cómo se deben controlar estos productos desde la finca al consumidor.
El control lo pueden realizar entidades públicas o bien entidades privadas reconocidas como tales en cada Estado miembro de la Unión Europea.

 

En el pasado, el hecho de que los alimentos ecológicos tuvieran siempre un precio más elevado que los elaborados de forma convencional se consideraba un freno a la expansión de la agricultura ecológica. No obstante, en la actualidad, es cada vez mayor el número de consumidores dispuestos a pagar más a cambio de mayores garantías de seguridad alimentaria y de calidad. Hace unos años era difícil obtener productos ecológicos fuera de los comercios especializados o de los mercados locales, en cambio, hoy en día, dichos productos se encuentran a disposición de los consumidores en los estantes de las mayores cadenas de supermercados en toda Europa. Además, la gama de productos ofrecidos se ha ampliado de tal forma que, en la actualidad, el comprador tiene fundados motivos para esperar que la cesta de la compra semanal se componga enteramente de productos ecológicos, mientras que tan sólo hace unos años la oferta se limitaba a las frutas y hortalizas, la carne, las aves de corral y los productos lácteos. Así pues, la expansión del mercado de consumo es uno de los principales factores que han llevado a los agricultores a optar por la producción agraria ecológica.

Ya nadie pone en duda el nivel de serenidad que ofrece la jardinería doméstica, ayudando a la salud mental de las personas.


LA HUERTA DE MIGUEL pone a tu alcance esta experiencia enriquecedora, ofreciéndote una parcela para llevarlo a cabo.
Después de un arduo y tenso día o semana en la oficina, un paseo por su huerta hará maravillas.
Son incalculables los beneficios físicos y mentales que aportan la jardinería doméstica.
Dedicarle una parte de tu tiempo a tu pequeña huerta supone una liberación del trasiego diario, LA HUERTA DE MIGUEL te facilitará lo necesario para que desarrolles esta maravillosa experiencia llevando hasta donde estés una parte de la naturaleza.

La naturaleza es tan agradecida que no sólo la experiencia de cultivar nos procurará todos estos beneficios si no que nos premiará con una dieta de verduras frescas obtenidas a partir de nuestra dedicación.